El Éxito del Poliestireno Expandido: un material con un largo historial de éxitos

El poliestireno fue descubierto en 1839 por un boticario de Berlín. De la resina natural del árbol liquidámbar (Liquidambar Styraciflua) llamada storax, destiló una sustancia aceitosa, un monómero, que llamó esterol. Varios días después descubrió que el esterol se había espesado, presumiblemente por oxidación, formando una masa gelatinosa que llamó óxido de esterol (‘Styroloxyd’). Más de 80 años después se descubrió que calentando el esterol se ponía en marcha una reacción en cadena en la que se generan macromoléculas, lo que llevó a la larga a que la sustancia recibiese su nombre actual, poliestireno.

En 1930, los científicos de BASF en Ludwigshafen, Alemania, desarrollaron la forma de fabricar poliestireno comercialmente. Desarrollaron un recipiente reactor que extruía el poliestireno a través de un tubo caliente y con unas cuchillas al final del mismo, produciendo así poliestireno en forma de perlas (pellets).

En 1954 en EEUU se inventó de forma accidental la espuma de poliestireno. Un químico que intentaba encontrar un aislante eléctrico flexible menos quebradizo basado en el poliestireno, combinó estireno con isobutileno, un líquido volátil, bajo presión. El resultado fue la espuma de poliestireno, 30 veces más ligera que el poliestireno rígido habitual.

El EPS es un material duradero y versátil que ofrece excelentes propiedades aislantes. Puesto que la estructura del EPS consiste en un 98% de aire, sus propiedades térmicas iniciales se mantienen a lo largo de su vida útil. No es tóxico, resiste a la humedad y no se pudre.

El EPS se utiliza principalmente como material de aislamiento térmico para paredes, cubiertas y suelos en todo tipo de edificios.

Puede fabricarse con una amplia gama de propiedades, formas y tamaños, empleándose en muchas otras aplicaciones constructivas; como material de relleno, como aligerante en proyectos de ingeniería civil, como relleno ligero en construcción de carreteras y ferrocarriles y como material flotante para construir pontones flotantes en zonas marinas de embarque.

Además de en el ámbito de la construcción se utiliza también en muchas otras aplicaciones, por ejemplo en envase y embalaje.