Proceso de Producción de lana mineral de vidrio. Segunda parte

Instalación de fibración.

El vidrio fundido se distribuye por dos canales, que alimentan las líneas de producción, donde se acondiciona a la temperatura adecuada en función del producto a fabricar.

A la salida del canal hay una hilera de un diámetro concreto con dos pletinas de platino que alimentadas eléctricamente alrededor de los 1.500-2.600 amperios, regula la extracción.

Este caudal de vidrio se centrifuga en el interior de un disco microperforado formándose así los filamentos de vidrio regulando de forma precisa el tamaño de dichas fibras para adaptarlo a las exigencias de cada producto.

Aplicación del ligante.

Mediante de pulverización, se consigue un bañado de las fibras con resinas termoendurecibles, las cuales una vez polimerizadas mantienen el espesor del producto final. En función de la velocidad de línea obtendremos distintas densidades.

Horno de polimerización.

Esta fibra cae sobre la cámara de afieltrado. Regulando la altura del horno de curado, se regula el espesor. Las resinas que bañan las fibras polimerizan mediante una corriente de aire caliente a una temperatura de 250 y 300ºC. y se transforman en un elemento estable.

Instalación de corte.

El producto pasa a continuación por la zona de corte por agua a presión, donde se precisa el ancho del producto.

Instalación de aplicación de los recubrimientos.

En caso de fabricación de productos técnicos, se les adhieren los diferentes complejos (papeles, aluminios, etc.) por adición de materiales asfálticos o por fusión del polietileno del propio recubrimiento.

El producto ya acabado pasa por la guillotina de corte transversal definiendo el largo del producto.

Ir a la 1ª parte de la Producción de lana mineral